Historia de la Musica Electronica

historia de la música electrónica

La música electrónica tiene más historia de lo que imaginamos. Iniciemos diciendo que esta música se compone y se realiza con aparatos no acústicos (sintetizadores, samplers, tornamesas). Concentrémonos en el futurismo (movimiento que surgió entre 1909 y 1916 en Italia), uno de sus exponentes fue el artista Luigi Russolo quien publicó en 1913 el manifiesto del Ruidismo o el Arte del Ruido el cual iba acompañado de una máquina denominada “Intonarumori” (Entona ruidos), que por sus características permite colocarle como precursor de la música concreta.

De ahí, el theremin (creado por el científico ruso Leon Termen) a quien podría considerarse como el siguiente pasó en el desarrollo de instrumentos. Luego el Ondes-Martenot (1928), el RCA Music Synthetiser en los 50’s hasta llegar a los sesenta y el invento de Robert Moog: el sintetizador Moog, que representa un inicio en la creación de instrumentos electrónicos. Durante todo ese tiempo, compositores como Stravinsky, Stockhausen (creador en los años 50 de la “Teoría y práctica de la música electrónica”), John Cage y Phillip Glass, se unieron para crear música concreta con bases de electrónica. Pero la aparición del Moog provocó la incursión de lo electrónico en el mundo pop, con grupos como Emerson, Lake and Palmer y Pink Floyd o discos de fusión como el Swiched on Bach de Wendy Carlos (1968).

Y justamente, a finales de los sesenta inició la revolución electrónica. En Alemania nacen agrupaciones completamente basadas en sintetizadores como Tangerine Dream o Can, pero al que se le puede tomar en cuenta como el primer grupo auténticamente electrónico es Kraftwerk, quien es definitivamente la raíz de todo lo que huele a música electrónica. Kraftwerk tiene sonidos mecánicos, melodías sencillas, un poco repetitivas y su atenta mirada a la complicada relación del ser humano con la tecnología: máquinas, robots y computadoras. Con el auge de los nuevos conceptos electrónicos, resultaron intérpretes como el griego Vangelis o el francés Jean Michael Jarré, quienes explotaron en todos los sentidos esas nuevas capacidades en un subgénero de fácil proceso que dio pie a lo que hoy se llama “ambient”.

En este punto, la música electrónica entró en plena expansión y resultó complicado rastrear cada movimiento: mientras los DJ’s se hacían famosos tocando en los clubes de música, otros se dieron a conocer intentando hacer otras cosas con discos de vinil. De hecho hay fusiones muy buenas como las que hizo Afrika Bambatta con Trans Europa Express de Kraftwerk, para originar el rap; o la incorporación de sintetizadores a la música disco y la creación de high energy con exponentes como Kano o Sylvester; Giorgio Moroder y su producción para Donna Summer en “I feel Love” es tan solo un ejemplo claro de la evolución que se ha dado en la música electrónica.

Ahora bien, la escena postpunk también ocasionó movimientos asociados con lo electrónico, como el new wave –que tiene influencias también de kraftwerk y con representantes como Duran Duran, A Flock of Seagulls, Ultravox, Human League- y los neo-romantics –aquí destaca Depeche Mode-. Pero nacieron un sin fin de fusiones, desde el dance, techno, house; varios subgéneros. Del house se desprendieron diferentes sonidos con características muy definidas. Por ejemplo, el hardcore, ambient, jungla, electronic body music, new beat, trance, backbeat, que por lo visto no ha terminado de ramificarse o subgenerarse.

La importancia de los DJ’s se centra en la aparición de herramientas como el sampler, el cual permite crear canciones con pedazos de otras (ayudados con tornamesas y viniles), o softwares para computadoras que permiten hacer toda clase de ensambles, recortes, efectos con mínimos esfuerzos. Sin embargo, existe una larga lista de músicos y agrupaciones. Y sin duda, hay que escuchar con calma y formar paso a paso un criterio que nos conduzca en el océano de opciones discográficas, pues este movimiento no tiene un fin, sino que está invadiendo espacios que se creían intocables: es una revolución de oídos atentos y de mentes abiertas a lo nuevo para que logre conquistarte.